Orden APM/205/2018 Criterios para que aceites usados procesados dejen de ser residuos

 

Orden APM/205/2018, de 22 de febrero

Establece criterios para determinar cuándo el aceite usado procesado procedente del tratamiento de aceites usados para su uso como combustible, deja de ser residuo con arreglo a la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados.

En esta orden se indica que, para la realización de las analíticas que permitan verificar el cumplimiento de las letras a y c del apartado 1, deberán ser realizadas por laboratorios acreditados conforme a la norma ISO 17025.


El sistema de gestión constará de una serie de procedimientos documentados para cada apartado indicado anteriormente, y que hacen referencia a:

“a) control de la admisión de los aceites usados objeto de tratamiento para la obtención de aceite usado procesado como se establece en la sección 1 del anexo I.
  c) control de la calidad del aceite usado procesado resultante del tratamiento como se establece en la sección 3 del anexo I, muestreo y análisis incluidos.”

Sección 1 del Anexo I. Para este caso se incluye en una tabla, el código LER de los aceites usados que pueden ser utilizados para la obtención del aceite usado procesado.
Dentro de esta Sección I se indica que deben tener un contenido de PCB y PCT inferior a 10 ppm y un contenido en Halógenos inferior a 500 ppm.

Si no cumplieran estas especificaciones, se les someterá a tratamientos destinados para reducir el contenido en agua, sedimentos. También se les someterá a tratamientos para separar la fracción de aceite combustible de las fracciones de fondo menos deseables. Incluso, se les podrá realizar tratamientos adicionales químicos, si fuera necesario.

Sección 3 del Anexo I. De esta manera, el aceite usado procesado obtenido cumplirá, además de los requisitos establecidos en el Real Decreto 61/2006, el requisito de tener concentraciones inferiores a 5 ppm (<5ppm) en los parámetros siguientes:
Níquel, Plomo, Cadmio, Cromo, Arsénico, Cobre, Cobalto, Manganeso, Talio, Antimonio, Zinc, Estaño.

Para sus analíticas, la orden detalla normas de aplicación tipo: ISO/EN, ASTM, etc.

La presente orden entró en vigor el 23/02/18.